Qué es y cómo sé si un proyecto es realmente un rediseño

Artículo por Gerardo Maza. Ilustración de Ester Oliveros, Instagram: @esteroliveros

Ilustración de Ester Oliveros

El concepto de rediseño es utilizado muchas veces de forma ligera para referirse al cambio de imagen de un proyecto, producto o servicio; pero ¿Que és realmente el rediseño? y sobre todo ¿Cómo sabría identificar un rediseño de un cambio de imagen?

Para acercarnos al concepto de rediseño es necesario que profundicemos primeramente en el significado del diseño para entenderlo. El diseño se podría definir de muchas maneras, a mí la definición que más me gusta es una muy sencilla y práctica que aprendí de memoria en la universidad, es la de wucius wong escritor “un proceso de creación visual con un propósito”. 

El proceso de diseño requiere idear un plan, un plan estratégico que incluye varios subprocesos de los cuales cada ejecutor del plan puede variar el orden del mismo, el resultado siempre pretende ser resolver un problema o necesidad que requiere muchas veces la materialización o puesta en marcha de una idea a través de un planteamiento estético. Entonces partamos de allí el diseño no es solamente un adorno estético o banal que se le agrega algo para ser más atractiva una idea, producto o servicio; sino que es el proceso en sí.

“Confundir los términos de diseño y rediseño nos hace creer que estamos en un punto distinto de un plan, logra el no entendimiento de un proyecto”

Por lo tanto el prefijo “re” que antecede a la palabra “diseño” implica algo más que cambiar los aspectos estéticos del objeto de estudio; rediseño es pues la acción de volver a pensar, plantear, idear, proyectar, dibujar u ordenar algo que ya fue diseñado.

El rediseño no busca partir de cero, el hecho de que se parte de cero no implicaría un proceso de rediseño sino un nuevo proceso, un diseño nuevo, un proyecto nuevo. El rediseño busca mejorar el proceso o alguna característica del mismo. 

Cuestión de términos

Confundir los términos de diseño y rediseño nos hace creer que estamos en un punto distinto de un plan, logra el no entendimiento de un proyecto. 

Cambiar o mejorar son objetivos que conducen a escenarios distintos. Como he dicho anteriormente diseñar es un proceso creativo que viene marcado por unos objetivos previamente planteados, si el caso que se decida optimizar un producto o servicio en los objetivos a través de una mejora o una ampliación de ese grupo de objetivos permite podríamos estar ante un rediseño. Todo esto nos llevaría a pensar que no se ataca la esencia de nuestro proyecto. Sin embargo si los objetivos del diseño no coinciden en casi nada con los nuevos objetivos estaremos hablando del nacimiento de un proceso de diseño nuevo, por lo cual hablaremos de “nuevo diseño” o de “cambio de diseño”. 

No tiene sentido que por ejemplo un software asistente que permita ayudar a entender textos a personas invidentes pase a hacer un software para aprender a cocinar recetas a través de vídeos, está claro que el usuario del primer planteamiento no es desde luego el mismo que el del segundo por lo tanto estaremos hablando de dos proyectos con dos soluciones distintas. Para estos casos el concepto de diseño y no el de rediseño se ajustaría a ambos proyectos.  

Mientras que si el mismo proyecto de software para asistir a personas invidentes a la hora de entender textos escritos introduce una forma de aprender a cocinar desarrollando otros sentidos que no fuesen la vista y así aprender a cocinar, entonces allí hemos ampliado la lista de objetivos y hemos introducido nuevos fines, por lo tanto esto ameritaría evolucionar aquel diseño y plantear un rediseño. 

Uno de los ejemplos más habituales y fáciles de ilustrar las diferencias entre diseño y rediseño sería los cambios relacionados a menudo vistos en el mundo del branding o la imagen de marca de las compañías.

Coca-Cola ejemplos de diseño y rediseño


Evolución de logo de Coca-Cola

Si os pongo el ejemplo de Coca Cola no es porque me encante este producto, de hecho no me agrada el producto como tal, pero si su imagen, traigo este ejemplo a colación porque es fácil de entender.

Si véis la imagen de 1886 y la de 2007 no tienen nada que ver, la tipografía estática del logotipo diferencia mucho de la segunda en donde empieza a tener una intención de hacer de la letra cursiva una señal de identidad, Entre ambos años podríamos hablar de dos procesos de diseño y constantes rediseños. El primero se produce en 1900 y el segundo en 1985, aunque años más tarde el formato diminutivo del naming “Coke” se integra en la imagen del logotipo de Coca-Cola pero luego desaparece, sin embargo “coke” sigue haciendo parte del imaginario colectivo al que se asocia la marca de forma coloquial. 

La tipografía de 1900 no varió nunca, se volvió junto con la ola, la forma de su botella y el color rojo en los principales elementos de identidad hasta hoy. La imagen de la compañía fue consecuente a lo largo de su historia sin demasiadas variaciones ya que el producto, su sabor, tampoco sufrió grandes cambios. Todos sabemos que el rojo de Coca-cola le cambió el color a la navidad, antes todo era verde.

Latam, ejemplo de diseño (cambio)


Fusión de Lan y Tam

Dos aerolíneas latinoamericanas, la chilena LAN y la brasileña TAM, se fusionan para crear LATAM, era obvio que al crear una estrategia empresarial nueva con un nuevo nombre de marca Latam que además es una forma abreviada de decir “Latinoamérica” El caso de Latam ejemplifica los cambios de planteamientos al surgir un cambio al interior de las dos compañías, y esto es la creación de una nueva marca.