21 diseños españoles que debes conocer para convertirte en un auténtico design lover

Por Gerardo Maza

Desde inventos como el submarino, pasando por las jeringuillas hasta terminar con diseños muy cotidianos como la aceitera vinagrera y la silla toledo.

El diseño español no solo suma puntos a través de la moda, también lo hacen otras disciplinas que suelen estar más en el anonimato y con menos focos por parte de los medios de comunicación, y este es el caso del diseño industrial o de producto;

Así como ya hiciéramos con nuestros artículos sobre los estudios de diseño gráfico más importantes de España y los diseñadores de interiores españoles más reconocidos de España; hoy os traemos los 21 diseños más icónicos del diseño made in Spain que seguro te harán el design lover más potente entre tus amigos.

Algunos son inventos que por su trascendencia crearon un hito a escala mundial y otros simplemente marcaron una tendencia o una mejora a lo que ya existía. ¿Queréis saber cuales son? ir antes a por un café calentito y volver para disfrutarlos uno a uno.

Inventos

21. La jeringuilla desechable

Hasta la década de los años 70, las jeringuillas hipodérmicas eran de cristal, con todos los problemas que eso provocaba (coste, higiene…). No fue hasta el año 1975 que el ingeniero riojano Manuel Jalón puso en marcha Febersanitas,una fábrica de jeringuillas hipodérmicas desechables hechas con plástico. Desde entonces, se han producido y distribuido por el mundo miles de millones de estas jeringuillas, que supusieron todo un avance en materia de seguridad sanitaria.

20. El autogiro

En 1920 y tan solo 20 años después de la invención de los hermanos Wright (pioneros en la historia de la aviación), el murciano Juan de la Cierva creó en Madrid su primer autogiro, al que bautizó como Cierva C.1. El español ayudó además a desarrollar uno de los primeros helicópteros tan solo cuatro años después, creado por Federico Cantero Villamil.

19. Traje de astronauta

La “escafandra estratonáutica” que, a la postre, fue la base de los trajes de astronauta que llevaron al hombre a pisar la luna por primera vez, la diseñó en 1935 el granadino Emilio Herrera Linares.

18. El chupa chups


Fue el barcelonés Enric Bernat a quien tuvo la idea de crear el Chupa Chus después de observar a los niños que cuando comían caramelos los mismos eran demasiado grandes y apenas les cabían en la boca. Fue entonces cuando se le ocurrió ponerle un palo al caramelo para poderlo sacar de la boca y facilitarles el habla o un mejor disfrute del caramelo.

17. La máquina de rayos X portátil

El manchego Mónico Sánchez tuvo que sortear multitud de dificultades hasta que consiguió viajar a Estados Unidos para emprender su pasión por la electricidad a comienzos del siglo XX. En 1909, tan solo cinco años más tarde de su llegada, Sánchez patentó la máquina de rayos X portátil. El aparato, que solo pesaba diez kilos, fue utilizado en la I Guerra Mundial para detectar las balas y la metralla en los cuerpos de los soldados heridos. El Ejército francés encargó 60 unidades. El inventor manchego llegó a conocer a grandes figuras del mundo de la ciencia y la tecnología como Edison y Tesla.

16. La guitarra “española”

La guitarra clásica de 6 cuerdas tal y como la conocemos hoy se desarrolló en España entre el siglo XIII y el siglo XVIIIcomo una modificación de la antigua vihuela.

15. La fregona

Transcurría el año 1956 y el ingeniero aeronáutico Manuel Jalón Corominas, natural de Logroño, decidió revolucionar el concepto arcaico de limpieza hasta la época (de rodillas y con un trapo) mediante la creación del primer “lavasuelos” o fregona, como se le acabaría denominando popularmente. Jalón mejoró la calidad de vida en muchos hogares españoles al evitar problemas en la columna y las rodillas y en las manos, estas últimas a causa de la lejía. En las siguientes tres décadas, su artilugio se exportó hasta a 40 países diferentes. El español, emprendedor nato, también fabricó las agujas hipodérmicas desechables, que supusieron un gran avance en el campo de la medicina, ambos inventos los desarrolló mientras vivía en Zaragoza, su segunda casa; donde murió en 2011.

14. La Calculadora

La historia de la calculadora está plagada de inventos españoles. Aunque la primera calculadora mecánica se remonta al siglo XVII, cuando el filósofo y científico francés Blaise Pascal creó la primera calculadora mecánica, fue el inventor español Ramón Verea quien, en 1878, logró diseñar en Nueva York la primera calculadora mecánica capaz de realizar las cuatro operaciones aritméticas básicas (suma, resta, división y multiplicación), manejando cifras de hasta nueve dígitos.

También hay quien considera al ingeniero y matemático cántabro Leonardo Torres Quevedo (1852-1936) como el precursor de las primeras calculadoras digitales, e incluso de la informática en general, gracias a un aritmómetro electromecánico capaz de realizar operaciones complejas.

13. El teleférico

Además de su calculadora Leonardo Torres Quevedo pasó a la historia por inventar el primer transbordador que permitía el transporte de personas (anteriormente ya se usaban funiculares para llevar mercancías) en el monte Ulía (San Sebastián), en 1907. Su primera patente la registró dos décadas antes denominándola “Un sistema de camino funicular aéreo de alambres múltiples”. En 1914, Torres Quevedo creó también la primera calculadora digital de la historia.

12. El submarino

El ingeniero murciano Isaac Peral revolucionó la navegación submarina a finales del siglo XIX gracias al primer buque sumergible y autónomo impulsado por energía eléctrica. En la actualidad, se encuentra expuesto al público en el puerto de Cartagena.

11. Primer libro electrónico

Nacida en León el 28 de marzo de 1895, la maestra Ángela Ruiz Robles está considerada la precursora del libro electrónico que registró en 1949 como “la enciclopedia mecánica”: un artilugio con abecedarios automáticos en todos los idiomas y con el que podían formarse palabras, frases, lecciones o temas y toda clase de escritos. En 2016 y coincidiendo con el 121 aniversario de su nacimiento, Google le dedicó un doodle a la inventora leonesa. En 2013 el programa Con Ciencia de TVE le dedicó una nota a su historia. 

10. El Talgo

El Tren Articulado Ligero Goicoechea Oriol, más conocido como Talgo, fue una auténtica revolución en el mundo del ferrocarril. Inventado en 1942 por Alejandro Goicoechea e impulsado por José Luis Oriol, alcanzó prestigio y reconocimiento mundial durante la década de los años 60.

Su mayor avance supuso un sistema de rodadura completamente diferente al de los trenes convencionales, que permitía lograr una mayor velocidad con la misma potencia.

9. El futbolín

El popular juego de mesa español basado en el fútbol se materializó gracias a la idea del gallego Alejandro Campos Ramírez en plena Guerra Civil. Tras quedar herido en uno de los bombardeos que asolaron la capital en noviembre de 1936 fue trasladado a un hospital. Las secuelas en los niños que no podían jugar al fútbol con los que compartió sus horas de recuperación le inspiraron para crear el futbolín, basándose en el tenis de mesa. El diseño es de 1937 por que Alejandro lo patentó tan solo un año después.

Otros inventos llamativos adjudicados como españoles han sido el molotov, la navaja, la silla de ruedas y el tabaco.

Diseños

8. Estuche de Vapor con bandeja

Es el producto estrella de Lékué, una de las firmas españolas del diseño industrial que más vende a nivel internacional. Se trata de un estuche de silicona platino 100% que sirve para cocinar al vapor en el horno

Tiene un soporte interior extraíble que permite escurrir el líquido de los alimentos durante la cocción o la conservación, de esa manera se consigue que los líquidos de cada género no se mezclen ni lo lleguen a tocar manteniendo el sabor original de cada uno. Incluso, se puede añadir en la parte donde se escurren los líquidos algún aromatizante, como especias o aromas en líquido, aportando toques diferentes a cada receta.

Se puede utilizar indistintamente en el horno tradicional, microondas o congelador. Es antiadherente, no retiene olores ni sabores de otras preparaciones anteriores. definitivamente un diseño de 10.

7. Lámpara Followme

Se encuentra en el MoMA de Nueva York, es una lámpara portátil y recargable. diseñada por Inma Bermúdez para Marset y es del año 2014.

6. Lámpara TMM Floor

Diseñada por Miguel Millá en 1961 para la firma de mobiliario Santa&Cole, esta lámpara incorporaba un mecanismo que permitía regular la altura de la pantalla, convirtiéndola en una pieza de diseño de culto y una de las obras más aclamadas del diseñador barcelonés.

5. Las grapadoras M-5 y M-15

En 1930, los vascos Juan Solozabal y Juan Olave decidieron abrir una nueva línea de negocio en su empresa, en la que hasta entonces sólo se fabricaban armas. Coincidiendo con su décimo aniversario comenzaron a diseñar material de escritorio. Estas grapadoras de 1932 fueron las primeras en salir de allí. La intención original del diseño nacía de la idea de que “una grapa debería desfilar con la misma precisión que una bala en el cañón de un revólver”.

4. Aceitera vinagrera

La aceitera o vinagrera (1961) del diseñador y arquitecto madrileño Rafael Marquina. La clave de este diseño es su sistema antigoteo, que ha sido copiado infinidad de veces. Su pitorro dosifica el líquido y se encaja en una base cónica que recoge las gotas y permite la entrada de aire. Según Pastor, esta aceitera podría considerarse como la lata de sopa Campbell española.

3. La BKF Butterfly

Antonio Bonet (1913-1973) fue uno de los padres de la BKF, Butterfly, todo un superhit del diseño. Tras la Guerra Civil Española este arquitecto catalán se exilió en Argentina donde, junto con otros colegas de profesión, Ferrari-Hardoy y Kurchen, creó esta butaca. en el año 1939, la marca Knoll desarrolló el primer prototipo y la fabricó hasta que, en 1970, perdió la batalla por los derechos de autor. Entonces el mercado se inundó de imitaciones sin embargo no deja de ser un diseño icónico hecho por español.

2. Cenicero Copenague

De líneas sobrias y con un diseño mínimo y exento de ornamentos, este juego de ceniceros de melamina creados por André Ricard en 1966 ha demostrado sobradamente la belleza de las cosas útiles.

Fabricado de una sola pieza, este cenicero es el resultado de diseñar con la sencilla repetición de la geometría del cilindro. Un recipiente conformado por un cilindro abierto del que emerge otro cilindro interior más pequeño en el que apoyar o apagar el cigarrillo; la boquilla de la pared exterior, a juego con el resto del cenicero, es idónea para alojar el cigarrillo. Es un cenicero apilable y resistente que cumple su función con la máxima eficacia.

Este clásico del diseño responde a la voluntad de Mobles 114, que desde hace más de dos décadas lo ha mantenido en el mercado a fin de preservar el patrimonio cultural y del diseño de nuestro país.

1. La silla toledo

Estamos en frente de la silla más icónica, fue ideada por en 1986 por el arquitecto argentino Jorge Pensi, aunque argentino Pensi es considerado como uno de los mayores exponentes del diseño español.

La silla Toledo en poco tiempo se convirtió en un icono del diseño mundial. Durante muchos años se encargó de su fabricación Muebles Amat 3, produciendo una silla con materiales de alta calidad. Pensi busco un diseño especial en los acabados que hacían pasar desapercibidas las cualidades técnicas y funcionales de la silla.

Una de sus principales cualidades para restauración es que es apilable hasta cuatro pisos de altura y su resistencia incluso en condiciones de temperatura extrema.