Flip&Flip: “Lo que buscamos es un producto que no siga modas”

Fotos de la entrevista: Ana Escario. Transcripción de la entrevista: Verónica Jaramillo. Vídeo: Elisa Sancho. Entrevista hecha por: Gerardo Maza

Nos hemos reunido en las instalaciones del Museo Pablo Serrano con Ignacio Berges y Tacatá, cofundadores de la marca de moda slow Flip&Flip para realizar nuestra última #ArreaEntrevista de la temporada.

Llenos de entusiasmo, con la simpatía que les caracteriza y cargados de cajas con sus productos nos encontramos en la entrada del Museo; la tarde era calurosa pero la conversación sobre la acogida de su marca y otros temas de interés nos entretuvieron hasta que pudimos acceder al Pablo Serrano, una vez dentro empezó nuestra charla y profundizamos en su idea de hacer moda sostenible.

Flip&Flip nació a finales del 2016 y desde entonces empezaron las aventuras de estos dos emprendedores logrando ser el respaldo de varios de sus logros como el ser finalistas en el I Premio Aragonés de Emprendimiento Social otorgado por el Instituto Aragonés de Fomento; hacer parte del programa de mentorizaje Youth Business Spain y de los directorios de diseño sostenible Move to slow de Madrid, Made in Good de Zaragoza y Slow Fashion Next de Barcelona.

Ignacio es diseñador industrial y Tacatá estudió diseño gráfico, ninguno tenía experiencia en el mundo de la moda cuando iniciaron, fueron la curiosidad y las ganas de crear productos con trasfondo social lo que les impulsó a crear la marca, lo sostenible fue su motor.

En ¡Arrea! Magazine Creíamos que entrevistar a Flip&Flip traía consigo miradas alternativas sobre la forma de hacer diseño y de hacer moda, y desde luego no nos fallaron las expectativas, Ignacio y Tacatá nos han contado su historial, valores y proyectos a futuro de su inigualable marca; otro ejemplo que demuestra la idea de que ser Made in Aragón es posible.

A.M.: ¿Cómo nació vuestra marca y por qué optasteis por hacer diseño de moda, si no era vuestra formación académica inicial?

Tacatá: La marca nace un día, los dos juntos en unas piscinas, estuvimos hablando de cómo está todo el tema, de cómo hay muchas empresas que conseguían sacar rentabilidad a productos que estaban en desuso, dándoles una segunda vida; entonces Ignacio estaba en ese momento en su proyecto de final de carrera y éste iba a tratar sobre el tema del reaprovechamiento de los recursos, y ahí, decidimos que teníamos que hacer algo, que había un buen nicho en España, y que era algo muy innovador para empezar, pero de esto hace ya cuatro años.

Una cosa llevó a la otra, vimos que podíamos reaprovechar lonas, no sabíamos que iba a ser un producto de moda.Nosotros sabíamos que queríamos reutilizar materiales que desechan las empresas, para hacer productos nuevos, en lugar de generar un nuevo residuo; vimos que teníamos fácil conseguir toldos y lonas y que éste era un material muy bueno para realizar casi cualquier cosa, imaginamos todas las posibilidades que tenía.

Ignacio Berges: Ahí fue cuando entramos en la quinta edición del Semillero de Ideas de Zaragoza Activa, y ahí fue cuando terminamos de definir el proyecto; hasta ese momento sólo sabíamos la parte de que queríamos reutilizar materiales, pero fue ahí cuando nos dimos cuenta de qué materiales y de qué producto. Ahí realmente la marca de producto de moda se definió, en el Semillero de Ideas.

A.M.: ¿Cómo surgió el nombre de la marca y qué significado tiene para vosotros?

T.: Teníamos muchos nombres apuntados como posibilidades, creo que esto nos pasa a todos los diseñadores, cuando te piden algo lo tienes claro, pero cuando es para ti nunca estás contento con lo que has hecho. Teníamos muchos, nos quedamos con cuatro y ha sido la única vez en mi vida que he hecho un testing para una marca, para ver cómo funcionaba. Buscamos gente del rango que creíamos que era nuestro público objetivo y de los cuatro salió como el más votado flip&flip.

I.B.: Preguntamos en una primera vez, y luego en la siguiente les preguntamos de cuál se acordaban, porque nosotros queríamos saber cuál era el más memorable, y flip&flip, por la repetición, era con la que todo el mundo se quedaba.

T.: Aunque luego no es así porque nadie dice flip&flip; dicen flip flap, flop flip, flo fli, fli fli… El significado es darle la vuelta, flip es un giro, vuelta y vuelta. Tu estás trabajando, tu jefe no está contento contigo y te dice: “anda dale una vuelta a ese diseño”. Nosotros le damos una vuelta a los materiales.

A. M.: Es decir, que la marca surgió de la necesidad de reutilizar los materiales, más que de la intención de hacer productos de moda, ¿no?

I.B.: Sí, de hecho digamos que flip&flip, como concepto, expresaría un poco la personalidad que puede tener una persona frente a otra en la vida, de decir “yo le quiero dar la vuelta porque no lo quiero hacer como la marca al sistema, sino que yo lo quiero hacer a mi manera”, y creo que se puede hacer de una manera mejor o diferente. Y al final, como metodología, es la que usamos en el diseño de los productos; nosotros nunca partimos de un material que ya existe y diseñamos, sino que partimos de un material que se va a tirar a la basura, y en ese ciclo de vida, a ver cómo lo podemos reutilizar; entonces es ese el concepto de filosofía de marca, como proceso de producción.

A.M.: ¿Por qué hacer moda sostenible y qué importancia tiene elegir este camino para una marca joven como la vuestra?

T.: Tiene mucha importancia, porque te vas a encontrar cosas muy buenas pero también muchas dificultades, porque hacer moda sostenible es un reto hoy en día, porque es un mercado que no está tan maduro como otros. Entonces nosotros nos hemos dado cuenta, luego cuando entrábamos en él, en que tienes muchas dificultades a la hora de encontrar proveedores, a la hora de explicar a fabricantes cómo se hace ese producto, cualquier paso que das en tu empresa, para la gente es raro porque es algo que no está establecido, entonces es algo que cuesta mucho más.

Sin embargo, nosotros nos dábamos cuenta de que el futuro estaba ahí, porque digamos que tu no puedes decir: “yo me creo lo del cambio climático”, no, es que al cambio climático le da igual que te lo creas o que no, es que va a pasar, va a llegar un día en el que los recursos se van a acabar y todo esto tiene sus consecuencias, entonces sólo tienes la opción de querer hacer las cosas mejor o de morir en el intento.

I.B.: De hecho, cuando pensamos esa idea, no había apenas muchas marcas aquí, ahora, incluso las grandes marcas como Adidas o Indetex están metiendo su parte de reaprovechamiento o ecología, todos tiran un poco hacia esa tendencia; la pena es que hemos sido muy lentos, porque en cuatro años, si hubiéramos tenido una infraestructura más potente estaríamos mejor posicionados.

A.M.: ¿Cómo es el estilo de flip&flip, cómo lo definís a nivel estético?

T.: El estilo del producto es atemporal y minimalista, lo que buscamos es un producto que no siga modas.

I.B.: Con rasgos retros, pero llevados al futuro.

A.M.: ¿Cómo es vuestro proceso creativo y de producción?

I.B.: Tenemos un círculo, que lo ponemos en todas las presentaciones, que es digamos como nuestro proceso creativo, y es lo que siempre seguimos para diseñar un producto; es decir, hay parte de la metodología de la marca que siempre se va estar centrando en que tenemos que buscar nuevos materiales que se desechan en las empresas. Aunque ahora estemos usando las lonas de camión y las de toldos solares, no es suficiente, seguimos buscando siempre.

Una vez que encontramos un material que vemos que nos puede valer, tenemos que ver la industria cómo nos lo proporciona, si hay suficiente cantidad, en qué estado se queda, cómo lo podemos recoger, etc. A partir de ahí, si todo esto está bien, tenemos que ver las características del material, porque no vale con decir que los reciclamos haciendo un producto, pero que luego ese producto no cumpla su función, no. Somos diseñadores y valoramos mucho la funcionalidad en el Diseño, entonces en el caso, por ejemplo, de las mochilas, vimos que la lona era un material muy resistente, ya que en los camiones está puesto para resistir a la intemperie; que además era impermeable y dijimos, pues una mochila requiere de esas funciones que le aporta este material.

Además, cuando lo recogemos y lo reciclamos, está en un estado en el que sigue conservando todas esas funciones, entonces nos sirve y a partir de ahí es donde viene el qué producto hacer. Es entonces cuando empezamos de cero, porque no quiere decir que porque el material sea sostenible ya tenemos todo el valor añadido a nada, no, hay que diseñar pensando en que la gente lo va a usar y que por diseño y estética tiene que llamar la atención.

T.: De hecho, yo creo que con las mochilas, algo que hemos hecho bien es eso, que estéticamente llama mucho la atención, y nos ha permitido que mucha gente que a lo mejor no está tan concienciada, venga a nosotros como marca y se interese por la estética, y después le podamos contar toda la historia que hay detrás de la marca, que es es sostenible, etc.

A. M.: ¿Cómo es el momento de pasar del diseño a la producción?

T.: Pues, antes era un poco tedioso, porque trabajábamos con un taller en Alicante. Nosotros bocetábamos la idea, pero una cosa es dibujar y otra es llevarlo a la realidad, ahí te das cuenta que no funcionan la mayoría de las cosas. Nosotros íbamos a Alicante, le enseñábamos el dibujo a la señora que nos hacía los prototipos, y nos volvíamos; luego, ella nos decía que lo tenía, nosotros volvíamos, lo veíamos y decíamos qué queríamos cambiar; porque había que cambiar muchas cosas. Tras los cambios, al final salió bien, lo testeamos, hicimos 10 mochilas de prueba, aguantaron, iban bien, estábamos contentos, y ya hicimos la producción.

El problema que hemos tenido, es que para hacer nuevos productos era super lioso, de hecho, tenemos tres prototipos de nuevas mochilas, más pequeñas, que se han quedado en prototipo, y no hemos podido sacar nuevo producto, porque la comunicación era nefasta. Nos decía, estará en un mes, y eran tres meses, un cambio, otro mes, entonces se dilataba mucho.

I.B.: Con las gorras, y las mochilas que las comenzaremos a producir aquí en Zaragoza, todo va a cambiar, entonces será mucho más fácil, podremos entrar en el taller y trabajar con ellos mano a mano, hasta que desarrollas el prototipo, y cuando acabas te vas a tu casa sabiendo que dejas la producción hecha y ya se pondrán a fabricar. Con la mochila pasa un poco igual, aunque nos ha costado muchísimo encontrar un taller aquí, ahora que lo hemos encontrado, llevamos dos meses, y en dos meses hemos avanzado, en cuanto a nuevos productos, lo que no habíamos avanzado en el año anterior.

También esto tiene la parte de que teníamos que aprender muchas cosas desde cero, en cuanto a producción, confección, etc., que ahora nos está viniendo muy bien para que luego desde el punto de vista del diseño sepamos acertar muchísimo más.

A.M.: Ahora tenéis unas gorras en las que usáis otro tipo de material, ¿cuál es?

T.: Es el tejido de los toldos, lona acrílica, que permite transpirar. Se debe tratar para que pierda la rigidez y se pueda moldear y poder realizar las gorras

A.M.: ¿Entregáis el material listo a quién fabrica el producto? o ¿existen intermediarios para ello?

I.B.: No, no hay ningún intermediario. Lo que no hace el taller, lo hacemos nosotros. Si el material requiere de algún tratamiento o labor de corte previo, lo hacemos nosotros. Así se lo llevamos al taller donde lo cortan y lo cosen.

A.M.: ¿Cómo trabajáis la comunicación de la marca?

T.: Intentamos comunicar mucho con la imagen, intentamos aparecer en los medios o recursos que tenemos cerca para comunicarnos, como en este caso, por ejemplo; también a través del blog intentamos transmitir lo que es la marca.

A.M.: ¿Cómo diríais que es el público al que van dirigidos vuestros productos?

I.B.: Es un tema que estamos intentando definir ahora, porque al principio lo enfocamos de una manera, luego, lo que te pasa es que te empiezan a venir clientes que no te esperas y te quedas un poco con la duda; pero digamos que, lo que seguro tienen en común, es que es gente un poco concienciada, más o menos, pero algo de conciencia tienen; después, que les gusta o tienen cierto interés en el diseño y en buscar un producto diferente, que no van buscando el fast fashion que lleva todo el mundo, no van a ese tipo de moda, están buscando algo más exclusivo, más diferente, que buscan un producto de calidad, y con una historia.

En cuanto a seguidores en redes, por ejemplo, tenemos más porcentaje de chicas que de chicos, con un 65% o 75%, y edades, la mayor parte entre 25 – 35.

A.M.: ¿Vendéis más en Zaragoza o en España en general?

T.: Ahora, vendemos ya más en toda España. Al principio era más en Zaragoza, porque es una marca local, la gente que te conoce, el boca a boca, las tiendas estaban aquí, etc; pero poco a poco ya en todos los sitios.

A.M.: ¿Es la web el único canal de venta?

T.: No, vendemos a través de la web, en una tienda en Zaragoza, en Al Loro; en una tienda en Valencia, Mamut; en otra en Madrid, Balasi; en Barbastro en la tienda de Sonia Barón…Es decir que tenemos también en tiendas multimarca y estamos también en Zatro, que es un market place online.

A.M.: ¿Cuáles son vuestros proyectos para los siguientes meses?

I.B.: El principal, es que la estructura del taller de aquí que tanto nos está costando, la consolidemos, para que nos permita tener potencia, fabricar con fluidez y tener siempre stock. Esto además nos permitirá sacar nuevos productos; uno de ellos es la nueva mochila que tenemos ya casi casi. Con esto además se dará el lanzamiento a las tiendas físicas multimarca, pero ya en serio, porque hasta ahora ha sido todo sin ninguna estrategia, nos han venido ellas para venderlas.

T.:La idea es conseguir un partner que nos fabrique aquí, con confianza de poder ir a realizar cambios y que se integre un poco con nosotros, alguien en quien poder confiar.

A.M.: ¿Cuál es vuestro factor diferenciador frente a otras marcas de complementos, más allá de ser más sostenibles?

T.: Yo creo que la durabilidad que tiene el producto frente a otros

I.B.: Y el diseño con personalidad que se lo da también el propio material. La suma de todo hace que sea un producto muy exclusivo y diferente.

A.M.: ¿Cuál ha sido vuestro principal reto como marca?

T.: Todos, todo es un reto, desde el primer dia que decidimos que íbamos a hacer esto. Pensábamos que iba a ser sencillo y ha sido un golpe detrás de otro, de los que vas aprendiendo y todos han hecho que la marca sea como es. Ahora mismo nuestro principal reto era el fabricante y estamos a punto de conseguirlo.

I.B.: Éste ha sido un gran reto, ya que al estar en un mercado que no está tan maduro y que la gente no entiende, cuesta mucho; aunque vayas a un fabricante de bolsos, como tu vas con un material diferente, ya tienes que convencerlo; entonces esto desde el principio ha sido nuestro talón de Aquiles, lo que más nos ha costado.

T.: Estamos acostumbrados a que queremos cualquier cosa, lo buscamos en internet y lo tienes, pero ¿qué pasa con los talleres que fabrican estas cosas? que no están en internet; ¿dónde los encuentras? es muy complicado. Pensábamos que sería buscar en internet: talleres de marroquinería y nos saldrían muchos en Zaragoza, pero fue imposible, y ahora, al menos tenemos uno.

A.M.: ¿Cómo estáis ayudando a que la gente entienda que éste es el precio real del producto, que realmente vale eso?

I.B.: Pues, explicando mucho lo que tiene de bueno el producto, para que la gente lo entienda y le parezca un buen precio, pero siempre va a haber gente que no esté de acuerdo; a lo mejor no es tu cliente y no busca eso. Siempre decimos si es caro o barato o si es asequible o no; a lo mejor no es un producto asequible a todos, pero si tenemos en cuenta que es un material tan exclusivo, reciclado, hecho en España, de muy buena calidad; pues, creemos que el precio que le estamos poniendo, es incluso barato. Lo que pasa es que claro, tienes que llegar a esa persona que busca tu producto, que valora esas cosas, y que cuando tu le expliques todo y vea el precio, no se va a quejar porque lo entiende. El que no lo entiende, es que no es tu cliente.

T.: A veces sí que escuchas que nos hemos pasado con el precio, pero yo les digo, ¿te has puesto tu a coser una mochila, con este material?, ¿cuántas horas cuesta?, la calidad que tiene; a lo mejor en China te lo cosen por la mitad, pero eso ¿qué coste está teniendo?, ¿cuánto le están pagando a esa persona en China, o donde sea?, ¿cuánto están contaminando con los tintes?

A.M.: ¿Creéis que el precio es también una forma de llegar a las personas que queréis llegar?

T.: No llegar, pero concienciar, que esa persona sepa que hay cosas por las que hay que pagar un precio, y que ese precio puede ser económico o no serlo; si prefieren pagar un precio que no es económico, pues que lo pague. Hemos tenido casos, en Barcelona, por ejemplo, que nos decían que era barata, aunque era un extranjero.

I.B.: Pero ésto no quiere decir que una persona con un poder adquisitivo medio-alto no se lo pueda permitir, sino que a lo mejor, esa persona que está acostumbrada a comprarse dos mochilas al año, porque se compra una de 30 euros y se le rompe el asa a los 3 meses; ahora piense en que, en vez de comprarse dos mochilas al año, se guarda el dinero, lo ahorra, y se compra una mochila de calidad. Ahora, ese cambio de mentalidad de pasar del fast fashion, de quiero comprar mucho y cambiar, al tener un producto que me transmita un valor y que me dure, es en el que hay gente que da el paso y hay otra que no.

Es como por ejemplo un Iphone, ¿cuánta gente se puede permitir un móvil de 1.000 euros?, porque es un pastizal; pero no solo lo llevan ricos, lo llevan también personas que cobran 1.000 euros al mes o menos, y que lo usan sólo para llamar y mandar mensajes. Entonces es un poco, el que lo quiera, al final va a hacer lo que sea para comprarlo.

A.M.: ¿Cómo os dividís el trabajo?

T.: Ignacio dedica el 100% de su tiempo a todo el tema con proveedores, fabricación, prototipos, e incluso a mí, en el tema del marketing también me echa una mano, cuando hay que hacer videos o algo en redes; pero el grueso lo lleva él.

I.B.: Pero desde el principio, un poco por la profesión de cada uno lo dividimos así, lo que es comunicación y branding lo maneja él, porque es el que sabe de eso, y yo me he dedicado un poco más al producto, y todo lo relacionado con material proveedores y fabricantes.

Si es algo muy importante de marca lo lleva él, pero nos reunimos constantemente para moldearlo entre los dos; y si es algo de producto lo llevo yo, pero no lo hace una persona sólo, en todo opinamos los dos, porque al final somos diseñadores y creativos, y…

T.: Y nos necesitamos, porque yo no hago nada sin decirle, oye qué te parece, y sé que si me dice que no le gusta hay que cambiar algo.

Después de los últimos disparos de Ana Escario y la grabación del vídeo nos despedimos de Ignacio y Tacatá con un buen sabor de boca, con la sensación de haber aprendido sobre emprendimiento, producción y diseño con el testimonio de una marca como Flip&Flip.