Mujer y diseño, la representación femenina en el sector del diseño en Aragón

Corrección ortográfica: Cecilia Viejo. Ilustraciones: Elisa Sancho. Investigación y redación: Gerardo Maza. 

Ilustración de Elisa Sancho

A pesar de que el diseño es una de las profesiones con menos discriminación frente a otras mas tradicionales, la mujer diseñadora sigue sintiéndose menos representada en su gremio

La mujer, como tema central de un artículo, resulta siempre algo complejo de escribir y más si de primeras lo escribe un hombre, además de ello si a este objetivo le sumamos su relación con el diseño, todo se complica un poco.

Al tener la idea de escribir este artículo inicialmente saltaron dos miedos, el de no ser lo demasiado profundo al tratar el tema y el de no hacerlo con el suficiente respeto hacia a todas las mujeres que padecen discriminaciones o acciones machistas en cualquier ámbito laboral o social de esta región y del país en general.

Una vez superado a medias ambos miedos, decidí, como director de la revista, recopilar información de primera mano acerca de la representación de la mujer en el sector del diseño en Aragón, puesto que tomar una pequeña muestra de la región podría ser algo que argumentaba de alguna forma el presente artículo. Una encuesta en la que mayoritariamente eran mujeres quienes respondían era quizás la mejor herramienta para recopilar la  información y así soportar lo que luego se plasmará en este artículo.

Al mismo tiempo pensé que consultar a los centros de educación superior relacionada con los estudios de diseño en Aragón sobre el porcentaje de estudiantes mujeres y estudiantes hombres, era la mejor manera de saber el dato sobre la preparación educativa de la mujer frente a la del hombre y el acceso de ambos al mercado de trabajo por cuenta propia o ajena en estudios de diseño o en asociaciones gremiales.

Por último, consultamos a las asociaciones gremiales DINA y Colegio de decoradoradores y al CADI (Centro Aragonés de Diseño Industrial) para ver cómo está representado lo femenino en el ambiente laboral.

Este artículo no pretende sentar cátedra, sólo es la visión de quien lo escribe y para nada intenta representar las distintas sensibilidades que hay dentro de nuestro equipo. Cualquier error cometido que ofenda a los distintos colectivos feministas  quisiera pedir de antemano como autor del artículo las disculpas pertinentes, como hombre estoy abierto siempre a aprender.

Datos destacables

Cabe destacar que el sector del diseño no se queda lejos de las reivindicaciones de la mujer por la igualdad salarial, de representación y la conciliación (o cooperación) familiar equitativa.  El feminismo es una revolución social que nació hace mucho, pero sobre todo en el 2017 se ha vuelto un tema de estado a nivel planetario, principalmente en la sociedades occidentales.

Los datos que soportan este artículo no parecen distintos a los que suceden en España. Aragón es una comunidad autónoma que al igual que el país centraliza el sector la industrial de las culturas creativas y de diseño en las ciudades y más específicamente en la ciudad de Zaragoza, su capital. Es en Zaragoza donde se encuentran las empresas más grandes y los estudios de diseño más importantes de Aragón.

Resultados

A pesar de que la mujer en los estudios superiores de diseño tiene mayor preparación en número de estudiantes en activo frente al hombre en las tres principales escuelas de Aragón (ESDA, Hacer Creativo y EINA), la sensación de la representación de la mujer a nivel social y profesional se lo lleva el hombre. Los nombres de diseñadores reconocidos en Aragón superan al nombre de diseñadoras.

En las asociaciones gremiales la mujer tiene una gran número de integrantes, sin embargo en temas de dirección ellas no están igualmente representados que ellos.

Ilustración de Elisa Sancho

Lo anteriormente dicho podría deberse a que el empoderamiento de la mujer en términos de dirección necesita más convicción por parte de ellas y más espacio para que ellas lo ejerzan por parte de ellos. Aunque esto último podría ser un punto de vista personal y no hay ningún argumento en los datos recopilados que lo refuerce.

Las especialidades del diseño más equitativas en orden de mayor a menor son: Diseño gráfico, diseño de interiores y diseño de moda mientras que las más desiguales son las de Diseño de producto y diseño web, esto se debe a que tradicionalmente siempre se ha creído que estos oficios solo lo podían desempeñar mejor los hombres, por lo cual la mujer le cuesta el doble encontrar un hueco en estas funciones.  

Datos cuantitativos

Estos son los datos del alumnado por especialidades y centro educativo, además de la representación femenina en las instituciones y asociaciones gremiales. 

Estas son algunos de los resultados de las preguntas más destacadas de nuestra encuesta. 

Para mayor información sobre la encuesta pincha aquí para verla completa.

Al preguntar qué diseñadoras locales son las más conocidas, los dos nombres que más  nombraron las encuestadas fueron el de Rebeca Zarza con 12 veces y Ana Bendicho con 11. Otros nombres mencionados y repetidos han sido Susana blasco, Harsa Pati, Elisa Muresan y Nieves Añaños. Esto nos sirve para reforzar.

Datos cualitativos

Cuando hemos consultado en el CADI sobre nuestro objeto de estudio, no han dicho que en el sector empresarial de diseño en Aragón la sensación de infrarrepresentación de la mujer no era notorio, pero que sin embargo en la especialidad de diseño web pareciera que si lo es.

Desde el CADI destacan que en el tejido empresarial de empresas que aunque no son de diseño si incorporan el diseño como factor diferenciador en sus productos- servicios, los departamentos de marketing se percibe una buena representación de las mujeres, sin embargo en los puestos de dirección no pasa lo mismo.

La encuesta y la toma de contacto nos hace concluir que en las especialidades del diseño que tradicionalmente el hombre ha tenido mayor acceso en su desempeño laboral y donde la mujer se encuentra menos representada, estas podrían ser el diseño web y el diseño de producto. Mientras que por el contrario en los oficios que tradicionalmente se han relacionado con la mujer, la misma posee mayor presencia, estos oficios o profesiones son el diseño de interiores y el diseño de moda.

El diseño gráfico parece la especialidad con más representación de ambos sexos y las ilustradoras parecen ser mayoría frente a los ilustradores.  

Casos y anécdotas

Tanto en la encuesta como en los datos recopilados a algunas diseñadoras, surgieron anécdotas que nos ha parecido interesante citar.


A la izquierda de la imagen Paula Pisa, diseñadora aragonesa y co-fundadora del estudio Pisa Moreno.
 

Cuando hay que hablar de dinero, a ojos de algunos clientes ellos tienen más “credibilidad”, esto nos lo cuenta Paula Pisa de Pisa Moreno: “Llevo 14 años ideando+montando locales y en los proyectos en los que no trabajamos con nuestros gremios; Josan, mi pareja, es quien tiene que hablar de producción, materiales, presupuestos, etc. Es así.”


Ana Bendicho, diseñadora industrial aragonesa, fundadora de Novo Estudio. Foto: Xoel Burgués

Es por lo menos algo extraño que un proyecto de diseño de camas para partos se lo hayan concedido a un estudio con diseñadores hombres, esta fue una entre muchas anécdotas que nos llegaron a través de la encuesta que realizamos, Ana bendicho es su protagonista: “una vez que me llamaron para diseñar una cama de partos, me encantó la idea, y finalmente seleccionaron a una empresa con diseñadores hombres”.

Rebeca Zarza nos cuenta que en uno de sus primeros trabajos como diseñadora en una imprenta mientras era estudiante, un cliente le pidió por teléfono que le pasase a un compañero ya que al ser hombre se entenderían mejor con él. También Rebeca nos cuenta que trabajando para otras empresas existían diferencias de sueldo con compañeros que realizaban el mismo trabajo, aunque ella contara en ocasiones con más titulación y experiencia.

Zarza también nos detalla otra de sus experiencias en las que el machismo se hizo patente: “En una ocasión una empresa de Madrid con cierto renombre se interesó por mi trabajo. Tuve varias reuniones en las que su comercial solo me hacía perder el tiempo durante largo rato y sus comentarios no hacían más que incomodarme, con frases del tipo ‘¡Qué guapa estás!’…Después de enviarles el presupuesto me dijeron que lo aceptaban, que les parecía todo muy bien, pero que habían pensado que mejor les hiciera primero todo el trabajo y si les gustaba me lo pagaban. Eso me pareció insultante y muy poco profesional. Envié un correo zanjando el tema y dejando las cosas claras respecto a mi forma de trabajar.”

Anécdotas que sin duda los hombres no atravesaríamos.

Puntualizaciones

Tal vez  lo más correcto para muchos es que fuese una  mujer diseñadora y feminista la que lo haya escrito y no un chico gay con alguna sensibilidad feminista que a muchos les podrá parecer poca u otros mucha, pero digamos que lo importante no es quien lo haya escrito sino que sirva de precedente al reparo que muchos hombres le debemos a las mujeres por nuestros privilegios en una sociedad desigual.

Espero que el próximo año alguna mujer que sea miembro del equipo de nuestra revista tome la iniciativa de escribir su visión y sea ella quien lo cuente desde su propia experiencia la relación de la mujer y el oficio del diseño. Este año yo solo me ciño a dar los datos y un poco de mi opinión, tratando de arrimar el hombro a una causa que desde ¡Arrea! Magazine vemos justa y necesaria.

Entendiendo que somos los hombres quienes tenemos que echarnos a un lado para que sean las mujeres quienes escriban sus propias historias en primera persona y que nosotros solo aprendamos a no ocupar su lugar.

Gracias a todas las mujeres que han participado en la construcción de este artículo y en especial a Elisa Sancho por ilustrarlo.