Malota: “Las herramientas y las técnicas siempre tienen que estar al servicio de las ideas”

Entrevista hecha por Gerardo Maza. Grabación y edición de vídeo por Elisa Sancho. Fotografías por Ana Escario.


Malota. Fotografía de Ana Escario

Mar Hernández, más conocida como “Malota”, es una ilustradora nacida y criada entre Jaén y Yecla pero de corazón valenciano, ha trabajado entre otras marcas para Ron Barceló, Telefónica y Generalitat Valenciana; ha ilustrado para The New York Times, Wall Street Journal, Oprah Magazine y Variety Magazine, consagrándose así como una de las ilustradoras más sobresalientes del panorama español.

Nos encontramos con ella en la biblioteca de la Escuela Superior de Diseño de Aragón (ESDA), en el marco de Encuentrazos 2018, para conocerla en persona y realizar nuestra entrevista. Malota a corta distancia resulta ser una persona amable, abierta, una mujer que parece disfrutar mucho de su trabajo y bastante segura en sus respuestas.

¡Arrea! Magazine: ¿Por qué firmas como Malota? ¿Cual es el origen de este seudónimo?

Malota: Jajaja, esta es una pregunta que me hacen a menudo. En realidad el nombre de “Malota” no ha sido producto de un ejercicio de quien hace meditadamente un naming, lo cierto es que estoy tentada a inventarme una historia ficticia ya que como siempre me lo preguntan y realmente me parece que lo que cuento es poco interesante, pienso que tal vez así me guste más explicarlo.

Todo comenzó porque Elisa, una compañera de facultad me empezó a llamar sí, no sé por qué. En esos tiempos internet no había llegado a las casas por lo que cuando empecé a hacer uso de internet y me di de alta en cuentas de correo y en foros de internet y como una forma de preservar mi identidad empecé a utilizar ese seudónimo, luego poco a poco la gente me fue identificando como “Malota”.

En un momento dado me planteé si era bueno dejar de usarlo o no, le pregunté a mucha gente y al final pensé que era corto, que se recordaba fácilmente, que era simpático, pregnante y que además fuera de españa no tenía esa connotación negativa de algo malo; por lo que decidí quedármelo.


Ilustraciones para The New York Times

Ilustraciones para The New York Times

A.M.: La ilustración te ha dado grandes satisfacciones, ¿qué nos puedes contar de tus inicios?

M: Mis inicios en el mundo de la ilustración no fueron para nada un salto al vacío, fue algo progresivo, paulatino y natural.

Antes de trabajar de lleno en la ilustración trabajé en estudios de diseño y trabajando en ello me dí cuenta que los proyectos de ilustración o que contenían ilustración eran los que más disfrutaba realizar, entonces ya con el tiempo, y muy poco a poco decidí coger solo ese tipo de proyectos e ir prescindiendo de los proyectos que iban más relacionados con el sector del diseño.


Calendario ilustrado, proyecto personal

A.M.: ¿Cómo fue que vino el reconocimiento, hubo un hecho que lo provocara?

M: No, en mi caso no siento que fue un punto de inflexión como le ha ocurrido a mucha gente, fue algo paulatino, que se dió poco a poco.

A.M.: ¿Cómo definirías el estilo de tu ilustración?

M: Por mi parte trato de que sea un estilo versátil, rico y personal. Me gusta que mis ilustraciones tengan detrás un trasfondo, una idea, un concepto; no me gusta que sea algo vacío, decorativo o simplemente algo estético.

A nivel estético supongo que mi estilo es visualmente colorido, rico en texturas, con gamas cromáticas acotadas pero muy pensadas, ya que el color es algo que me obsesiona. Sin embargo creo que este análisis lo podría hacer mejor alguien que no sea yo, alguien que lo vea desde fuera.


Malota. Fotografía de Ana Escario

A.M.: ¿Qué proyecto destacarías de este último año que te haya gustado mucho?

M: Destacaría la imagen institucional de la celebración del Nou d´ Octubre, Dia de la Comunitat Valenciana – Nueve de octubre, Día de la Comunidad Valenciana; primero porque es un proyecto colaborativo que he realizado con Jordi Ferrandiz, de Estudio Bestiola y que además es mi pareja; él hizo la parte de diseño gráfico y yo la de ilustración. Lo segundo que debo contar es que ha sido un reto y una responsabilidad bastante grande por su alcance, un trabajo muy institucional, muy político que iba a llegar a hacer visto en muchos lugares. Ha sido una experiencia en la que he aprendido mucho y que recuerdo con mucho cariño.

A.M.: Dinos qué te atrae y que te aleja de la profesión de la ilustración

M: De mi profesión obviamente me gustan muchas cosas, sobre todo es una actividad que no solo me hace crecer como profesional sino como persona, yo creo que hay trabajos más monótonos que no te permiten crecer como persona de la misma manera que este tipo de trabajos. Además es una profesión en la que aprendo cosas nuevas.

Algo que me aleja o que no me gusta es cuando me encuentro con personas que tienen una idea frívola de nuestro trabajo y que no llegan a entender realmente en qué consiste ser ilustrador.  Mucha gente cree que esto de se tratar de hacer “dibujitos”.

A.M.: ¿Qué opinión tienes de la representación de la mujer en los campos del diseño y la ilustración?

M: Pienso que hay maravillosas profesionales en los dos ámbitos, en el diseño y en la ilustración, tan buenos como profesionales hombres. Lo que sucede es que durante tantos años se le ha dado menos visibilidad que a los hombres, pero tengo la esperanza que esto está cambiando.


Ilustración para Oprah Magazine
 

A.M.: ¿De qué referentes visuales bebes con regularidad?

M: Con regularidad bebo de la vida, mirar lo que me rodea y reflexionar un poco acerca de lo que vivo y de lo que me ocurre, la observación en general.

A.M.: ¿Qué hábitos en tu vida crees que te ha ayudado a ser hoy día una ilustradora reconocida?

M: Algo que creo que me ha ayudado bastante es ser trabajadora, tener la capacidad de esforzarme hasta conseguir aquello que quiero, creo que soy bastante tozuda y bastante persistente, no sé si eso es un hábito o una actitud, pero creo que es algo que llevo practicando desde que era muy niña. Cuando mis amigos jugaban en el parque a la goma y otras tantas cosas, yo también lo hacía, pero también me pasaba horas tocando el piano. Creo que ese hábito de decir “voy a sentarme y a pasar 3, 4 o 5 horas para practicar esto porque quiero llegar a conseguir esto otro” me ha ayudado a llegar a donde estoy.

Otra cosa que creo que me ha ayudado mucho es no tener televisión, desde hace muchos años que no la tengo, por supuesto que yo tengo Netflix, pero yo decidido ver mis contenidos, no hay un estímulo que permanentemente me tenga enganchada, sin controlarlo y que me robe el tiempo.


Malota. Fotografía de Ana Escario

A.M.: Dinos dos consejos para jóvenes ilustradores

M: Que la energía y el tiempo son dos cosas limitadas y que si aprendemos a invertirlos en nuestro trabajo conseguiremos buenos resultados. Creo que a veces subestimamos nuestro tiempo y nuestra energía y realmente son dos cosas limitadas que hay que ver en qué invertirlas.

Y el segundo consejo tiene que ver con las redes sociales, creo que las redes son una ficción. Mi consejo es que vivan más la “vida real” y menos en las redes. Creo que las redes sociales crean ansiedad, mucha frustración y presentan una realidad que no es.

A.M.: ¿Qué técnicas empleas en tus proyectos?

M: Uso técnicas varias, analógicas y digitales. Lo cierto es que a mí me gusta aprender muchas técnicas y para mi todas están a un mismo nivel, yo no hago diferenciación entre lo digital y lo que no lo es, da igual, lo importante es saber elegir la adecuada para cada trabajo.

Hay proyectos que se resuelven un un simple lápiz de grafito y a hay otros que requieren unas herramientas más completas. Las herramientas y las técnicas siempre tienen que estar al servicio de las ideas.  

A.M.: ¿Qué proyecto de ilustración te gustaría que te encargaran?

M: Por ejemplo nunca he ilustrado un avión para una compañía aérea, jajaja, nunca lo he hecho y no sabría cómo resolverlo, algo así de loco me gustaría hacer.

Cualquier proyecto en el que tenga que aprender algo nuevo, por que lo que más me gusta de la vida es aprender. Cualquier proyecto que implique aprender algo que no haya hecho antes me parecerá más estimulante, por un lado me da más vértigo pero al final creo que lo disfrutaré mucho.

A.M.: ¿A qué encargo le dirias que no sin pensarlo dos veces? ¿por qué?

M: Probablemente nunca haría un cartel para una corrida de toros, la razón es poco obvia, no quiero ser participe de un proyecto que esté a favor del maltrato animal.

La entrevista termina y la conversación con Malota nos deja con buen sabor de boca, nos deja más ganas de seguir disfrutando de su trabajo entrando de nuevo en su web para profundizar en sus proyectos. 

Esta es la primera vez que nuestra revista entrevista a alguien de fuera de Aragón y esperamos seguir haciendolo con más regularidad.

Agradecimientos a la ESDA, a la Escuela de Arte de Zaragoza y a Raquel Garrido por facilitarnos la entrevista con Malota.