¿Es la Helvética, la tipografía más neutral?

por Marta Asensio

Considerada la mejor tipografía para un gran número de diseñadores influencers en todo el mundo, la Helvética está siendo acusada de perder su más valiosa virtud: la neutralidad. Hoy repasamos y de paso homenajeamos a uno de los aportes que más ha dado Suiza en el diseño gráficodurante lo que llevamos de era contemporánea.

Definición

La Helvetica Neue, como ya sabréis queridos arreators, es una tipografía palo seco. O lo que en cristiano podríamos entender como “sin serifas”. ¿Aún no sabes qué son las serifas?, nosotros te lo explicamos. Algunas tipografías poseen pequeños remates que se sitúan en los extremos de los carácteres tipográficos (letras). Aquellas tipos que no tienen estos detalles, es decir, que tienen un ancho fijo, son palo seco.


Izquierda: Rótulo de vehículo con la marca Crate&Barrel en Helvetica. Derecha: Alfabeto en mayúsculas de Helvética

Ejemplo de Helvética

Antecedentes

Realizemos un breve recorrido histórico de esta famosísima tipografía.

Pues bien, esta tipografía, la Helvética, fue creada por el diseñador Max Miedinger en 1957 y había sido encargada por Eduard Hoffmann para la casa Hass de Münchenstein. Terminaría siendo el tipo de letra más importante de la posguerra. La versión Neue se debe a una revisión del trazado original, que en un principio se llamó Neue Haas Grotesk. La Neue se desarrolló por D. Stempel AG, hijo del director de la famosa Linotype.

La tipografía Helvética surgió pues, como un recurso visual diferente del que se había utilizado hasta entonces en el ámbito de los caracteres. Durante la posguerra fueron muy acusados los elementos decorativos tanto en publicidad como en materiales corporativos, por ello, esta tipografía ofreció un descanso a todo ese exceso al que se habían acostumbrado.


Uso de helvética en el metro de Nueva York

Neutralidad

Pero lo que nos preguntamos desde Arrea es: ¿es la tipografía más neutral?. Desde un tiempo hasta aquí se ha estigmatizado esta tipografía como la más apropiada debido a las pocas connotaciones que se suelen asociar a este tipo de letra.

Si bien es cierto que posee una morfología sencilla y muy agradecida a la hora de ser empleada para multitud de plataformas, recursos, temáticas… puede que se haya abusado de ella demasiado estos últimos años en los que el diseño gráfico ha crecido exponencialmente.

No por ello queremos decir que estemos ante un nuevo caso de “Comic Sanscismo”, sino que tal vez, hayamos hecho un uso excesivo de ella con la excusa de la supuesta neutralidad. De hecho, se podría decir que atribuirle la cualidad de “neutra”, ya ejerce la propia función de meterla en un cajón, de estereotiparla.


Ejemplo de Helvetica

Es decir, hemos utilizado tanto esta tipografía por la razón de no aportar ningún significado extra a aquello que le acompaña, que al final, ese significado ha acabado lapidándole. Porque al fin y al cabo, decir que algo no es algo, ya es expresar una cualidad sobre ese algo. Ya estamos dando información extra, cuando nuestro objetivo al emplear esta tipografía supuestamente era el “no darle más significado”.

Es por esto que nos podríamos atrever a recomendarte que si tu proyecto de diseño tiene mucho carácter no corras el riesgo de usar la helvética ya que está acusada de ser de “medias tintas”, tímida o incluso anodina. Aunque también te podríamos recomendar lo contrario, que te atrevas y le des tu propia personalidad, otorgándole otras connotaciones y relacionándola con nuevos contextos.